El pasado romano de Casas de Reina no se ciñe solamente a la ciudad de Regina Turdulorum. En su término municipal se encuentra uno de los campamentos militares romanos mejor conservados de todo el imperio. Un yacimiento desconocido para el público en general y del que ha pasado la Administración Pública pese a su notoria importancia. Su estudio y recuperación sería muy importante para la zona. Si se acaba poniendo en valor, el campamento de El Pedrosillo, junto a la ciudad de Regina, se convertirían en  un importante reclamo para el turismo de cultural, practicamente único en España. Según los estudios llevados a cabo sobre le terreno, estaríamos ante un complejo militar romana de época republicana. Pudo ser utilizado en el período de las guerras lusitanas, en torno al 140 a.de C.

Situación

El lugar del Pedrosillo se sitúa a 7 km. al noreste de Llerena (Badajoz). Aproximadamente a 1,5 km. al norte de la carretera que une esta ciudad con la población de Ahillones (carretera Nacional Badajoz-Granada). El lugar ocupa una extensa superficie de más de 450 ha., que se extiende sobre las dos orillas del arroyo del mismo nombre, en una zona donde se unen tres términos municipales: Casas de Reina, Llerena e Higuera de Llerena. La parte fundamental del yacimiento se encuentra incluida en el término de Casas de Reina. Su denominación, "El Pedrosillo" se debe a la gran acumulación de piedras que hay sobre le terreno.
El sector del Pedrosillo tiene numerosas ventajas para el establecimiento de un campamento militar de campaña: está situado en el centro de una zona de escasos relieves con amplias vistas panorámicas; se beneficia de puntos de agua permanente; de una amplia zona de praderas y pasto.

El campamento

Está compuesto por un conjunto de elementos que determinan un verdadero complejo militar formado por recintos, fortines, construcciones utilitarias y por todo un sistema anexo de defensas complementarias. De hecho, los elementos observados in situ se distribuyen en una superficie superior a 330 ha. De este modo se aprecian las estructuras más importantes distribuidas por una y otra parte de una inflexión del arroyo Pedrosillo:
a) dos recintos amurallados de forma trapezoidal, uno grande y el otro pequeño.
b) una serie de reductos circulares o fortines, colocados generalmente en una línea de tres por tres.
c) una serie de pequeños reductos destinados a reforzar los puestos de control, o los puntos estratégicos del complejo
d) paredes de piedras que forman líneas de obstáculos paralelos destinados a impedir o difIcultar el paso.
e) construcciones anexas destinadas en concreto para guardar y proteger a los animales que acompañan el ejército.
f ) una probable instalación militar previa o preliminar.

Mapa de Gorges y Rodríguez Martín

Muro perimetral del recinto principal


Uno de los accesos al recinto principal.


El Ayuntamiento de Casas de Reina acordó en sesión plenaria, celebrada el 24 de febrero de 2011, solicitar la declaracion de BIC para el Campamento romano del Pedrosillo.

Reproducimos a continuación, el acta del acuerdo plenario.

Debemos reconocer que la riqueza de los pequeños municipios radica en su patrimonio histórico, cultural y turístico, hemos de ser conscientes de que la supervivencia de muchos municipios radica en proteger sus valores para generar fuentes de empleo entre sus vecinos, y al mismo tiempo ser responsables ante la historia, del deber que a todos nos afecta, mantener nuestro patrimonio.

Eximir esta obligación es abandonar nuestro pasado y también nuestro futuro, por ello, por responsabilidad y por convicción, hoy día 24 de febrero de 2011, se eleva a decisión del Excmo. Ayuntamiento-Pleno de Casas de Reina, propuesta de acuerdo para la incoación de la Declaración del Campamento Romano de EL PEDROSILLO como Bien de Interés Cultural.

Dice la Ley 2/1999 de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura, en su artículo quinto que “los bienes más relevantes del Patrimonio Histórico y Cultural extremeño deberán ser declarados de interés cultural mediante Decreto de la Junta de Extremadura, a propuesta de la Consejería de Cultura y Patrimonio, y serán incluidos en el Registro de Bienes de Interés Cultural”.

Además de conformidad con el artículo 7.2 del mismo texto legal, “la iniciación del expediente previo a la declaración de Bien de Interés Cultural, podrá realizarse de oficio…a instancia de otra Administración Pública…o a instancia de persona física o jurídica, pública o privada”.

De cuanto antecede se deriva que el Pleno de esta Corporación, como voz hábil del municipio de Casas de Reina, puede iniciar el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, debiendo resolverse expresamente el expediente en el plazo máximo de tres meses.

Con dicho fundamento se propone acuerdo aprobatorio de la incoación del expediente previo a la Declaración de Bien de Interés cultural del Campamento Romano de EL PEDROSILLO, pues si este pleno es ente capaz de promover el mismo, y la Ley obliga tajantemente a la declaración y registro de aquellos bienes “más relevantes del Patrimonio extremeño”, es de recibo suponer que si se dan pruebas suficientes de la relevancia de dicho patrimonio, no habrá óbice alguno que lleve al incumplimiento de semejante obligación.

El Campamento Romano de EL PEDROSILLO y el campo de batalla se encuentra situado casi en su totalidad en término municipal de Casas de Reina, en linde con los términos municipales de Ahillones, de Llerena y de Higuera de Llerena identificado como parcela 7 del polígono 1(el campamento principal de 10 Ha.) pero ocupando un gran numero de parcelas aledañas,  ya que se  asienta sobre una extensión de tierra de 350 Has. en las que se dibuja un paisaje típico de la Campiña Sur extremeña, paraje que fue elegido para establecer entorno al año 139 a.c. un asentamiento de la Roma Republicana no solo de gran extensión, si no también de singular relevancia histórica, ya que fue testigo de primera mano de las guerras lusitanas entre el  hispano Viriato  y los mejores generales romanos  del momento. Este lugar, de típica dehesa extremeña, se ha mantenido impoluto hasta los años 70 en que las tareas agrícolas con grandes maquinarias han comenzado la transformación en terrenos de producción agrícola, conservando durante estos años las estructuras campamentales. En los clichés tomados por los americanos en 1956 de esta zona, puede identificarse perfectamente gracias a sus impresionantes dimensiones y a su magnífico estado de conservación.

Estas imágenes aéreas promovieron los primeros estudios in situ sobre EL PEDROSILLO obteniendo importantes resultados que han sido plasmados en múltiples publicaciones entorno a la década de los noventa, en las que se identifica a este campamento romano como uno de los mejor conservados de la península ibérica, pues no solo se mantenían por entonces las estructuras principales del complejo campamental, si no también las  estructuras auxiliares y de defensa del campo de batalla, que lo acreditan como el primer y único ejemplo de táctica militar conservado en el mundo. Estrategia plasmada en las estructuras de este campamento que  ponen de manifiesto la fuerte pugna entre los ejércitos indígenas capitaneados por el conocido personaje histórico de Viriato dux lusitanorum (líder de los lusitanos) en su lucha contra las fuerzas militares de ocupación romanas. Tácticas que están reflejadas en las fuentes clásicas, Apiano, y que por primera vez pueden ser apreciadas in situ en este impresionante campo de batalla romano.

Pues bien, esta marca de identidad histórica y cultural extremeña, y por ende Hispana, tan apreciada por grandes especialistas en cultura clásica, arqueología e historia, como los profesores Rodriguez Martin, Luik,  Hanel, Le Roux, Moret,  Gorges, Reddé, Fabiao, Davison, Almagro, Fernández Ochoa, Chic García, Quesada, Morales, Morillo, Berrocal Rangel, Iniesta entre otros muchos, es hoy objeto de un atroz abandono que está afectando gravemente a  las estructuras que tan celosamente ha guardado el tiempo. Convertida en tierra de labor, rastrillada y arada, maltratada por no ser valorada como una de las raíces de nuestra identidad, tierra de batalla entre lusitanos y romanos, siglos de historia soterrada, decenas de estudios cifrando el enorme valor de EL PEDROSILLO, y todo ello no sirve de nada ante la inactividad de aquellos a quienes compete decretar su valor.

¿Acaso no consta ya su valor para todos los que conocemos estas tierras? ¿Acaso no consta su relevancia para todos los estudiosos de Roma y Lusitania? ¿Entonces porque mantener tal situación de abandono? ¿Por falta de un pronunciamiento expreso en forma de decreto? Adelante, pero que se haga constar que esta Corporación y este municipio no eximen sus obligaciones, no olvidan su pasado, no desprecian su futuro. Y aún si la iniciativa de esta entidad no se estimase suficiente, conste en acta Propuesta de Designación de Don José María Álvarez Martínez, Director del Museo Nacional de Arte romano.>>

Vista la propuesta transcrita en su parte descriptiva y dispositiva se somete la presente al trámite de debate e intervención, momento en el que todos los miembros de la corporación se muestran plenamente conformes con la propuesta de aprobación elevada a conocimiento de Pleno.

Por ello y sin solución de continuidad se procede a someter a votación resultando aprobada la incoación de la declaración de Bien de Interés Cultural para el campamento romano de EL PEDROSILLO.

 La pesadilla lusitana
 2008: Jean-Gérard Gorges y Germán Rodríguez Martín: “Un pressoir Antique creusé dans la roche à proximité de Regina
 Díptico sobre el Pedrosillo