- Material: teselas de piedras blancas y negras

-  Procedencia: Huerta del Olivar

- Resto de uno de los dos mosaicos localizados próximos a Regina que formaron parte de las dependencias de una villa

No muy lejos de Regina y junto a una de las calzadas que se cruzaban en torno a la ciudad, se tiene constancia de la existencia pasada de una villa romana. Hoy en día casi no quedan vestigios. Una vez más, las administraciones competentes, pese a estar informadas de su existencia, dejaron que se acabara perdiendo para siempre. De esa villa llegaron hasta nuestros días sus suelos cubiertos de cuidados mosaicos. El propio José María Álvarez habló de ellos el día de su nombramiento como Hijo Adoptivo de la localidad: "Llegamos a Las Casas avisados de que en las inmediaciones de la llamada Huerta de Dios había aparecido un mosaico, como así fue, un pavimento de temática ornamental, con decoración geométrica y floral".

Corría el año 1974. Álvarez, pudo presenciar in situ losmosaicos junto al director General de Bellas Artes Pedro García Moya y a José María Álvarez Saenz de Buruaga. Si hicieron algo por preservar aquellos mosaicos está claro que no fue suficiente. Quizás no los consideraron importantes comparándolos con otros mosaicos conocidos y encontrados en lugares próximos como Emerita Augusto o Itálica. De aquellos importantes restos, que hubieran significado mucho para el patrimonio artístico de Casas de Reina, no quedan más que unas cuantas fotos y dos grandes cubos llenos de teselas que durante 2.000 años formaron parte de unos bellos mosaicos que dieron lustre a una villa propiedad de un ciudadano importante del lugar.

Ante el temor de una expropiación forzosa, el dueño de las tierras pasó el arado por el mosaico acabando con una parte de la historia milenaria del lugar, que de haber podido ser estudiada a fondo, podría haber aportado abundante información acerca del pasado romano de Regina y su entorno. Gracias a ciudadanos de Casas de Reina, y en especial a una vecina que todos conocen como María Josefa, a día de hoy nos quedan algunos restos de aquella bella pavimentación.