Se han realizado prospecciones geofísicas y de superficie en la primera fase de unos trabajos que ha puesto en marcha la Universidad de Viena y que cuenta con la colaboración de las universidades de Marburg (Alemania) y Cantabria.




Regina Turdulorum poco a poco va abriéndose paso en el panorama arqueológico internacional. Un proyecto impulsado por la Universidad de Viena, en colaboración con las Universidades de Marburg (Alemania) y Cantabria y el apoyo del MNAR y la Fundación de Estudios Romanos, busca desentrañar los secretos que se guarda la tierra usando técnicas no invasivas. El objetivo final es el de conocer el perímetro de la ciudad, más o menos definido, y todo lo que hay en el territorio que controlaba. A la Cabeza de este programa se encuentran los profesores Güenther Schörner de la Universidad de Viena y Felix Teichner de la Universidad de Marburg.


En la primera fase del proyecto, que se puso en marcha a finales de 2021, se han realizado prospecciones geofísicas y de superficie en la zona oeste de la ciudad en la que ya se localizó en 2012 un edificio de notables dimensiones (25 x 40 metros y que contó con un edículo en su lado Sudeste). Con estos trabajos se van a conocer más detalles acerca de dicha edificación y de otras que se han detectado en la misma zona. Las prospecciones se han centrado también en el extremo de la ciudad más próximo al teatro en busca de nuevos datos acerca del perímetro de la antigua urbe romana. Este ambicioso proyecto pretende ir más allá del propio núcleo urbano reginense, como explica Ignacio Jiménez Chaparro, arqueólogo de la Universidad de Cantabria: “Sabemos por los inventarios arqueológicos que hay una serie de yacimientos alrededor de la ciudad que nos pueden ayudar a entender como Regina controlaba, organizaba y administraba todo su territorio. Hasta la fecha no se han encontrado demasiadas evidencias de edificios domésticos en Regina y siempre nos hemos preguntado dónde vivía la población. Tenemos una serie de elementos en el entorno que nos podrían dar respuesta a esa pregunta.” El proyecto general en el que se integran estos trabajos pretende alcanzar en próximas fases un radio de acción de 4 o 5 kilómetros. “En este 2022 se pretende intensificar la estrategia con prospecciones en superficie y geofísicas en los yacimientos en torno a Regina para identificarlos y caracterizarlos lo más posible”, comenta Jiménez Chaparro.


A la ciudad romana ya conocida y excavada en un mínimo porcentaje, habría que añadir un número importante de villas y establecimientos agropecuarios diseminados por la zona y que no han sido más que identificadas sobre el terreno. Según el Plan General Municipal de Casas de Reina hay 32 yacimientos arqueológicos localizados en su término municipal, la mayoría de ellos romanos, de los que poco o nada se sabe. Este proyecto internacional buscará arrojar luz sobre estos enclaves en los próximos años.


Las conclusiones de estos primeros trabajos serán publicadas en breve pero Jiménez Chaparro avanza que los datos extraídos han servido para confirmar “el tremendo potencial arqueológico que tiene Regina y su territorio”