Las últimas excavaciones en Regina sacan a la luz uno de los edificios termales más grandes de la Hispania romana

Las termas de Regina ocuparon una manzana entera junto a la calle principal de la ciudad y tuvieron una extensión de más de 3.000 m2

Las Actas del II Concilio Hispalense del año 619 recogían las últimas referencias conocidas sobre la Regina antigua. La ciudad, en decadencia mucho tiempo antes, acabó abandonada y olvidada bajo la tierra. Desde que en 1978 se iniciaran las excavaciones en el yacimiento, los secretos que se guardaba esa tierra se han ido desvelando sin demasiada prisa y con demasiadas pausas. 

En los últimos años se ha conocido que Regina contó en su zona central con grandes templos para el culto religioso e imperial, casas, amplias calles porticadas, un gran mercado y una muralla que protegía la ciudad, además de su conocido teatro. La importancia de la ciudad en los primeros siglos de nuestra era queda perfectamente reflejada en las destacables dimensiones de todos los edificios exhumados hasta la fecha. 

Este verano se ha dado un paso muy importante en el conocimiento del urbanismo de la antigua ciudad romana. El XII Curso Arqueología de Regina celebrado durante el mes de julio, ha centrado sus trabajos en una zona junto a la calle principal de la ciudad en la que ha sido localizado un edificio termal de carácter público de notables dimensiones. Ocupó una manzana entera y su extensión supera los 3.000 m2. Se trata de las mayores termas públicas encontradas en la comunidad autónoma de Extremadura y una de las mas extensas del estado español. 

“ Nos sorprende ir exhumando edificios en Regina con esta categoría. Es complicado encontrar paralelos en nuestro país, en este tipo de ciudades. Estamos muy ilusionados”, manifiesta Juan José Chamizo, codirector del Curso de Arqueología. 

Se han excavado dos piscinas, una de agua caliente y una segunda de mayores dimensiones, la natatio, que podía ser tanto de agua fría como templada. Además han aflorado dos grandes estancias que en origen tuvieron paredes decoradas con estucos y suelos recubiertos de mármol, el sistema para calefactar las estancias de la zona caliente. Se han conservado también los sótanos donde se calentaba el agua para todo el complejo termal. Dicha edificación, se ha excavado en una cuarta parte y en su día contó con dos áreas simétricas para separar por sexo a los usuarios de las termas.

La presente edición del Curso fue clausurada por Mirian García Cabezas, Secretaria General de Cultura de la Junta de Extremadura quien destacó que “se está sacando a la luz una de las mejores termas que tenemos en nuestra comunidad, con un nivel de conservación bastante bueno. Estamos ante un edificio muy singular presente en las ciudades romanas que hasta la fecha no se había podido localizar en Regina”

Para el ayuntamiento de Casas de Reina, que junto a la Dirección de Museos, Bibliotecas y Patrimonio Cultural, ha colaborado en este importante evento arqueológico, es un paso mas para buscar mediante el turismo cultural, nuevas fuentes de trabajo y riqueza en un territorio, la Campiña Sur, demasiado dependiente de una agricultura, el cereal y olivar de secano en claro proceso regresivo. El alcalde de Casas de Reina Agustín Castelló, estuvo además acompañado en el acto en el acto de clausura por sus homónimos de Llerena, Berlanga, Ahillones, Villagarcía de la Torre, Reina y Puebla del Maestre.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *